La Real Academia de Bellas Artes de San Carlos es una corporación cultural de interés público y duración indefinida. Fue reconocida por Real Despacho del rey Don Carlos III, el 14 de febrero de 1768, por el cual el Rey crea y eleva al grado de Real Academia de las Artes la Junta Preparatoria de sus fundadores, establecida por Real Orden de 28 de febrero de 1765, rigiéndose por las normas del Real Despacho y por los Estatutos aprobados por Real Decreto de 31 de octubre de 1849, que la califica como Academia de primera clase, estando asociada al Instituto de España desde el 1 de diciembre de 1987, correspondiendo su alto patronazgo a su majestad el rey conforme al artículo 62 de la Constitución Española.

En 1989, fue reconocida por la Generalitat Valenciana como primera institución consultiva de la Comunidad Valenciana.

Desde su nacimiento, como corporación con personalidad jurídica propia, ha vivido y desarrollado sus actividades en bien de la cultura valenciana, contribuyendo de manera eficaz a la custodia y salvaguarda de las obras de arte, con hechos tan señalados como fue el salvamento de pinturas y esculturas durante la dominación napoleónica, la creación y dirección de la Escuela de Bellas Artes y del Museo de Valencia, el incremento de su patrimonio artístico, expuesto siempre en el Museo y otras muchas actividades que, cumpliendo sus fines, ha desarrollado en bien de Valencia y de España.

La Real Academia de Bellas Artes de San Carlos tiene por objeto el fomento de las Bellas Artes en todas sus ramas y expresiones, promoviendo, estimulando y contribuyendo a su enseñanza, ejercicio y difusión, y también velando por la conservación y enriquecimiento del patrimonio histórico, natural y cultural de España y, en particular, de la Comunidad Valenciana, tal y como se expresa taxativamente en el artículo 3 de sus Estatutos.